Shoke

Las empresas de seguridad siguen creciendo gracias a la nueva ley de Seguridad Privada

El sector sigue al alza tras los efectos que ha producido la aprobación el pasado mes de abril de la ley 5/2014 de Seguridad Privada. La ley es más flexible y se adapta a los nuevos tiempos, evita el intrusismo y establece firmes sanciones a empresas que desarrollen actividades de seguridad privada de forma irregular. Está claro es que  mejorar la calidad de la formación, aumenta la calidad del servicio. Desde SHOKE lo sabemos y queremos compartirlo.

foto-martillo-abogados SHOKE

La nueva ley, que podéis consultar a través de este enlace, ha dado paso nuevas competencias de los vigilantes. Fundamentalmente, ha permitido una nueva incorporación del personal de seguridad privada a través de otras vías de acceso, no exclusivamente a través del Ministerio del Interior. Con ello se han generado nuevos puestos de trabajo y más negocio para empresas que se dedican al equipamiento policial. Una de las principales consecuencias desde su aprobación fue la creciente demanda de los cursos de vigilante de seguridad, como ya os comentamos desde SHOKE.

El título preliminar de la nueva ley otorga definición legal a conceptos o términos que hasta ahora permanecían jurídicamente imprecisos o indeterminados, tales como el propio de seguridad privada o los de actividades de seguridad, servicios de seguridad o medidas de seguridad. Por primera vez se fija el ámbito material y la finalidad a la que sirve la propia seguridad privada, que no puede ser otra que contribuir, con su acción profesional, a completar la seguridad pública de la que forma parte.

Esta consideración de la seguridad privada como una actividad con entidad propia, pero a la vez como parte integrante de la seguridad pública, es hoy un hecho innegable en España. La nueva ley resuelve el problema del requisito de la nacionalidad española o de un Estado de la Unión Europea o de un Estado parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo para poder acceder a las profesiones de seguridad, que ahora se amplía a los nacionales de terceros Estados que tengan suscrito con España un convenio internacional en el que se contemple tal posibilidad a los nacionales de ambos Estados.

Se han eliminado situaciones que dan lugar al intrusismo tanto de las empresas como del personal y se ha dotado al personal de seguridad privada del respaldo jurídico necesario para el ejercicio de sus funciones legales, y los elementos de colaboración entre la seguridad privada y la seguridad pública.

Las multas por parte de las empresas que infrinjan las leyes de control de sus instalaciones y  material con el que comercian pueden llegar hasta los 600.000 euros. Dichas sanciones podrán hacerse públicas siempre que concurra riesgo para la seguridad de los usuarios o ciudadanos.

SHOKE es el proveedor habitual de la mayoría de empresas de seguridad privada y cumplimos con todos los requisitos que engloba la nueva ley. Si estáis interesados o pensáis en realizar un curso de formación para ser vigilante de seguridad, no dudéis en equiparos con los mejores artículos de seguridad, ropa y calzado.  La satisfacción del cliente es nuestro principal compromiso.

También te puede gustar

Sin comentarios

    Deja una respuesta